lunes, 1 de octubre de 2012

El principio dispositivo en el proceso civil



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El principio dispositivo representa el fiel reflejo o la consecuencia de la naturaleza de la cuestión de derecho material debatida en el proceso. Como casi todo el ordenamiento jurídico civil es disponible por los ciudadanos, su sustanciación procesal rige igualmente por el mismo principio inspirador. En virtud de él, las partes son libres para iniciar el proceso civil, delimitar el objeto de la discusión, oponer excepciones o no, así como poner término al mismo.

Principio dispositivo proceso civil

- Libertad de los ciudadanos para iniciar el proceso civil


El Estado, naturalmente, no suple la iniciativa de los ciudadanos. Si el actor o demandante lo desea, presenta demanda con el contenido que libremente decide; por su parte, el demandado puede oponerse o no a la demanda en los términos que también decida; ambos, a su vez, pueden decidir si ponen término al proceso durante su tramitación, acogiéndose a alguna de las figuras jurídicas previstas (desistimiento, allanamiento, transacción...); durante el desarrollo procesal, pueden plantear incidentes, oponer excepciones, impugnar resoluciones, etcétera; incluso, la sentencia definitiva ha de ser congruente con lo discutido por las partes; en suma, los litigantes son los dueños del proceso, limitándose el órgano judicial a tramitar el proceso, velar por la legalidad y aplicar el derecho.

- El requisito del respeto de los preceptos procesales


Si el propietario de una vivienda decide reclamar unas rentas adeudadas por el inquilino, en la cuantía que desee y por el tiempo que estime oportuno, así lo hará; a nadie, mucho menos al juez, tendrá que explicar su posible renuncia a pretender cobrar algunas mensualidades, o las razones íntimas que le conducen a esa decisión. Sí deberá respetar los preceptos procesales, que son de carácter público (así, habrá de acudir al órgano judicial competente, a través del proceso adecuado, y en la forma y con los requisitos legales exigidos, en todas las posibles instancias e, incluso, en su caso, en la ejecución, si el pronunciamiento último le resultara favorable); pero, el acudir o no a la reclamación judicial, determinar su importe, precisar la persona contra quien se dirige, abandonar la acción en un momento, recurrir o no las resoluciones dictadas, etcétera, son decisiones exclusivamente suyas. Siguiendo con el mismo hipotético supuesto, al demandado le corresponde, igualmente, la toma de todas sus decisiones procesales; puede oponerse o no, en todo o en parte, a lo pretendido por el actor, plantear las excepciones pertinentes, los incidentes oportunos, los recursos procedentes, etcétera. En resumen, las partes disponen del proceso, de ahí la denominación de este principio.

- Materias de carácter material que escapan a la disponibilidad de los ciudadanos: intervención del Ministerio Fiscal


Por el contrario, como es sabido, existen materias de carácter material que escapan a la disponibilidad de los ciudadanos. Son aquellas que, por su trascendencia social, por su importancia pública, no quedan sometidas a su libre disposición (por ejemplo, la incapacitación, la filiación y la nulidad matrimonial). En ellas no prima el principio dispositivo y se manifiesta su naturaleza de orden público en la prohibición de poner término al proceso iniciado y en la intervención obligada del Ministerio Fiscal.


----------

Fuente:
Introducción al Derecho Procesal, José Martín Ostos.