domingo, 7 de octubre de 2012

Principios de publicidad y de secreto



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Al igual que sucede con la oralidad y con la escritura, con los que tienen gran relación, la publicidad y el secreto son principios diferentes, pero no necesariamente excluyentes en el curso de un procedimiento. Es más, lo normal es que convivan manifestaciones del uno con las del otro.

Principio de publicidad y Roma

- Principio de publicidad


En síntesis, la publicidad obedece a la conveniencia de control y de aceptación por la comunidad respecto de la justicia que se administra en su seno. Desde tiempos primitivos, el pueblo ha estado siempre presente. En efecto, bajo el cobijo de un árbol, en el foro romano, en el atrio de la iglesia o, más tarde, en los edificios especialmente construidos para dicha función, los miembros del grupo social han podido presenciar la ceremonia de administración de justicia. Sin duda, ello implica una supervisión de la labor realizada. Lo expuesto ha sido una característica general de la justicia a lo largo de los siglos.

Sin embargo, tampoco han faltado ejemplos (los menos, eso sí) de justicia administrada bajo secreto, con restricción de la presencia popular (en general, las actuaciones de la Inquisición). Incluso, en tiempos más recientes, algunos ordenamiento jurídicos han regulado de forma sistemática celebraciones a puerta cerrada, cuando no con juzgadores ocultos (los llamados "jueces sin rostro", de nefasto recuerdo en el Perú de los años noventa).

- Restricción de la publicidad en la justicia penal


En nuestro país, se contemplan algunas posibilidades de restricción de la publicidad en la justicia penal; así, el conocimiento de su primera etapa, la instrucción, está limitado para el público, y la misma vista oral, en determinados supuestos (intimidad, presencia de menores, seguridad nacional...), puede verse afectada por el secreto. Pero son situaciones excepcionales; la primera, va seguida de absoluta publicidad y, en cuanto al juicio oral, se ha de tratar de supuestos justificados. Por último, las sentencias y sus posibles votos reservados son públicos, no así el debate de la votación que se hace también a puerta cerrada.

- Constitución y publicidad en las actuaciones judiciales


La Constitución dispone que las actuaciones judiciales serán públicas, con las excepciones que prevean las leyes de procedimiento (artículo 120.2).

----------

Fuente:
Introducción al Derecho Procesal, José Martín Ostos.