viernes, 4 de enero de 2013

Composición del Consejo General del Poder Judicial



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Consejo General del Poder Judicial estará integrado por el Presidente del Tribunal Supremo, que lo presidirá, y por veinte miembros nombrados por un período de cinco años.

Consejo General del Poder Judicial y Derecho Procesal

- Situación actual de la composición del Consejo General del Poder Judicial


Después de diversas regulaciones, la situación actual es la siguiente:

Los doce miembros que conforme a lo dispuesto en la Constitución (artículo 122) han de integrar el Consejo entre jueces y magistrados de todas las categorías judiciales serán propuestos para su nombramiento por el Rey, de acuerdo con este procedimiento:

a) Podrán ser propuestos los jueces y magistrados de todas las categorías judiciales que se hallen en servicio activo y no sean miembros del Consejo saliente o presten servicios en los órganos técnicos del mismo.

b) La propuesta será formulada al Rey por el Congreso de los Diputados y el Senado, correspondiendo a cada cámara proponer seis vocales, por mayoría de tres quintos de sus respectivos miembros, entre los presentados a las cámaras por los jueces y magistrados conforme a lo siguiente: los candidatos serán presentados, hasta un máximo del triple de los doce puestos a proponer, por las asociaciones profesionales de jueces y magistrados o por un número de jueces y magistrados que represente, al menos, el dos por ciento de todos los que se encuentren en servicio activo; los treinta y seis candidatos se distribuirán en proporción al número de afiliados de cada asociación y al número de no afiliados a asociación alguna, determinando este último el número máximo de candidatos que pueden ser presentados mediante firmas de otros jueces y magistrados no asociados; entre los treinta y seis candidatos presentados, se eligirán en primer lugar seis vocales por el pleno del Congreso de los Diputados y, una vez elegidos estos seis vocales, el Senado elegirá los otros seis entre los treinta candidatos restantes.

Los restantes ocho miembros que igualmente han de integrar el Consejo, elegidos por el Congreso de los Diputados y por el Senado, serán propuestos para su nombramiento por el Rey entre abogados y otros juristas de reconocida competencia con más de quince años de ejercicio en su profesión, que no sean miembros del Consejo saliente ni presten servicios en los órganos técnicos del mismo. El pleno de cada cámara elegirá cuatro vocales, por mayoría de tres quintos de sus miembros.

Este Consejo se renovará en su totalidad cada cinco años, computados desde la fecha de su constitución.

El cese anticipado de un vocal del CGPJ dará lugar a su sustitución. A tal efecto, el Presidente del Consejo pondrá esta circunstancia en conocimiento de la cámara que hubiera elegido al vocal cesante, al objeto de que proceda a efectuar nueva propuesta por idéntica mayoría que la requerida para la elección inicial.

No es unánime la doctrina al valorar el proceso de selección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial. Frente a los que consideran positiva la actual situación, con una participación de los órganos legislativos, producto de la voluntad popular a través de los correspondientes comicios generales, no faltan quienes estiman preferible la elección de todos sus miembros, sin excepción (o, al menos, de doce de ellos -los jueces y magistrados-), por medio de sufragio universal entre los componentes del Poder Judicial, tal como sucede en otros ámbitos de la vida nacional (por ejemplo, en el seno de la Universidad), en que la colectividad directamente implicada es la que elige a sus representantes.

Lo que sí resulta evidente en el sistema presente es la politización de su funcionamiento, que se percibe en las votaciones con una alineación clara de los vocales elegidos por las distintas formaciones políticas de las cámaras legislativas, hasta el extremo de que con frecuencia se puede anticipar la previsión de un resultado, especialmente en los asuntos de mayor calado y dificultad.

----------

Fuente:
Introducción al Derecho Procesal. José Martín Ostos, páginas 141 y 142.