viernes, 1 de febrero de 2013

Jurisdicción militar: regulación y composición



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Constitución establece que la ley regulará el ejercicio de la jurisdicción militar en el ámbito estrictamente castrense y en los supuestos de estado de sitio, de acuerdo con los principios de la Constitución (artículo 117.5). En similares términos se expresa la Ley Orgánica del Poder Judicial (artículo 3.2). También, esta última Ley Orgánica dispone que, en el orden civil, corresponde a la jurisdicción militar la prevención de los juicios de testamentaría y de abintestato de los miembros de las Fuerzas Armadas que, en tiempo de guerra, fallecieren en campaña o navegación, limitándose a la práctica de la asistencia imprescindible para disponer el sepelio del difunto y la formación del inventario y aseguramiento provisorio de sus bienes, dando siempre cuenta a la autoridad judicial civil competente (artículo 9.2).

Jurisdiccion militar y Derecho procesal

- Regulación de la jurisdicción militar


Su regulación específica se encuentra recogida en la Ley Orgánica 4/1987, de 15 de julio, sobre Competencia y Organización de la Jurisdicción Militar, y en la Ley Orgánica 2/1989, de 13 de abril, Procesal Militar (ambas modificadas por la Ley Orgánica 9/2003, de 15 de julio). Con la nueva normativa se ha procedido, aunque manteniendo su carácter especial, a normalizar esta jurisdicción, reduciendo notablemente su competencia y reconduciendo ahora al conocimiento de los tribunales ordinarios gran parte de los delitos de los que antes conocía.

- Composición de la jurisdicción militar


Se compone de órganos jurisdiccionales específicos, con profesionales propios, incluso con denominación diferente de los de la jurisdicción ordinaria (así, los Jueces Togados, los Tribunales Territoriales, el Tribunal Militar Central, el Fiscal Jurídico Militar, el Auditor Presidente, los Vocales Togados y el Secretario Relator).

La existencia de una sala en el Tribunal Supremo dedicada a la justicia castrense, la Sala Quinta, dota a esta jurisdicción de una peculiaridad verdaderamente llamativa. En efecto, se inserta en la organización de la jurisdicción ordinaria un órgano perteneciente a una jurisdicción especial, constitucional sin duda, pero de evidente distinta configuración.

----------

Fuente:
Introducción al Derecho Procesal, José Martín Ostos.