jueves, 20 de junio de 2013

Miembros del Tribunal del Jurado



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La propia naturaleza del jurado parece exigir, lo que no deja de ser un contrasentido, que los miembros de la denominada Sección de Hechos sean legos en Derecho, al objeto de que no estén influídos de ninguna manera por los conocimientos de esta ciencia. En consecuencia, la genuina representación popular en la Administración de Justicia ha de estar conformada por ciudadanos capaces, pero sin el menor atisbo de conocimiento técnico del Derecho, excluyéndose a aquellos que lo tengan. El origen de dicha exigencia ha de buscarse posiblemente en los momentos revolucionarios conducentes a la instauración del Tribunal de Jurado, órgano de representación popular en la Justicia, a la que se le criticaba el funcionamiento conforme a unos criterios de selección clasista y con unos parámetros de aplicación práctica bastante alejados del sentir popular, lo que condujo a la reivindicación política de que el jurado administraría justicia conforme a los verdaderos sentimientos del pueblo, alejados de toda corrupción, y que éste se encuentra suficientemente capacitado para juzgar a sus iguales sin necesidad de acudir al conocimiento del complejo mundo jurídico. La propia Exposición de Motivos de la LO 5/1995, de 22 de mayo, del Tribunal del Jurado, afirma que: "nos encontramos, de una parte ante una modalidad del ejercicio del derecho subjetivo a participar en los asuntos públicos, perteneciente a la esfera del status activae civitatis, cuyo ejercicio no se lleva a cabo a través de representantes, sino que se ejercita directamente al acceder el ciudadano personalmente a la condición de jurado. De ahí que deba descartarse el carácter representativo de la Institución y deba reconocerse exclusivamente su carácter participativo y directo" (apartado I).

De aplicarse este razonamiento a cualquier rama o especialidad de la ciencia, la técnica o el arte, ello produciría sorpresa casi con toda seguridad. Sin embargo, los razonamientos expuestos más arriba, en síntesis, continúan hoy día siendo aceptados por un amplio sector de la población.

Así pues, para formar parte del jurado, la LTJ exige que los ciudadanos seleccionados no tengan ningún conocimiento jurídico.

El Tribunal del Jurado se compone de nueve jurados y un magistrado integrante de la Audiencia Provincial, que lo preside. Si, por razón del aforamiento del acusado, el juicio del Jurado debe celebrarse en el ámbito del Tribunal Supremo o de un Tribunal Superior de Justicia, el Magistrado-Presidente del Tribunal del Jurado será un magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo o de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia, respectivamente. Al juicio del Jurado asistirán, además, dos jurados suplentes (artículo 2 LTJ).

Entro otros, son incompatibles para el desempeño de la función de jurado: los miembros en activo de la Carrera Judicial y Fiscal, de los Cuerpos de Secretarios Judiciales, de los Cuerpos al servicio de la Administración de Justicia, los miembros en activo de las unidades orgánicas de la Policía Judicial, los miembros del Cuerpo Jurídico Militar de la Defensa, los Auxiliares en activo de la Jurisdicción y Fiscalía Militar, los letrados en activo al servicio de los órganos constitucionales y de las Administraciones Públicas o de cualesquiera Tribunales, los abogados y procuradores en ejercicio, y los profesores universitarios de disciplinas jurídicas o de medicina legal (artículo 10 LTJ).

Fuente:
Introducción al Derecho Procesal, José Martín Ostos, páginas 193-194.