lunes, 30 de mayo de 2016

Cuestiones prejudiciales en Derecho Procesal Penal



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

En no pocas ocasiones los tipos penales contienen cuestiones de naturaleza civil, mercantil, administrativa, etc., que han de ser analizadas de forma previa a la penal en tanto constituyen punto de partida necesario para resolver la propia materia penal. Son punto de partida porque los hechos no penales integran el tipo penal, de modo que si no concurren en el caso, los hechos carecen de entidad delictiva, no son típicos.

Cuestiones prejudiciales y Derecho Procesal Penal

Por ejemplo, en un delito de tráfico de influencias, se requiere una resolución administrativa definitiva y ejecutiva que genere un beneficio.

Las cuestiones prejudiciales tratan puntos de conexión, que en sí mismos autorizarían un enjuiciamiento separado de la cuestión en su orden jurisdiccional, pero que aparecen unidos a materias de otra naturaleza de manera que requieren un tratamiento conjunto.

Se confiere competencia a los órganos jurisdiccionales del orden del que se trata para que ellos mismos resuelvan acerca de las cuestiones prejudiciales.

La resolución por los Tribunales penales de cuestiones de otra naturaleza lo será a los solos efectos del enjuiciamiento penal sin que, por tanto, la decisión que se adopte produzca efectos o consecuencias en otro orden jurisdiccional.

- Clases de cuestiones prejudiciales


Existen dos tipos de cuestiones prejudiciales: devolutivas, o que han de ser resueltas por el órgano jurisdiccional del orden al que corresponde la cuestión; y no devolutivas, las que puede el Juez Penal conocer sin necesidad de remitirlas a otro Juez o Tribunal.

+ Cuestiones prejudiciales no devolutivas


El Juez penal conocerá de las cuestiones prejudiciales no devolutivas, a los solos efectos del enjuiciamiento criminal, siempre que las mismas no sean determinantes para apreciar la existencia o inexistencia del delito.

El Juez podrá resolver las cuestiones prejudiciales no devolutivas sin remitirlas a otro orden jurisdiccional, pero habrá de aplicar en su resolución las normas materiales correspondientes.

+ Cuestiones prejudiciales devolutivas


Si la cuestión es determinante para apreciar la existencia o no del delito, la regla ha de ser la suspensión del proceso penal para que la misma sea resuelta por el orden jurisdiccional correspondiente.

Ante una cuestión prejudicial devolutiva, la suspensión se acordará por un plazo máximo de dos meses, con el fin de que las partes acudan al órgano jurisdiccional correspondiente, alzándose la suspensión y conociendo de la cuestión el Juez penal si no lo hacen.

Si la cuestión se refiere al derecho de propiedad sobre un inmueble o a otro derecho real, conocerá de ella el Juez penal si tales derechos aparecen fundados en un título auténtico o en actos indubitados de posesión, aplicándose la regla anterior si no es así.

Si la cuestión prejudicial viene referida a la validez de un matrimonio o a la supresión del estado civil siempre habrá de remitirse a los órganos civiles y aún incluso la decisión civil servirá de base para los órganos penales.

- El motivo de revisión de la sentencia condenatoria penal


Se establece como motivo de revisión de la sentencia condenatoria penal que ésta se haya dictado resolviendo una cuestión prejudicial, cuando posteriormente dicha cuestión se decida ante los tribunales no penales de forma contradictoria.

La Ley opta por dotar de preferencia al orden jurisdiccional competente, frente al penal que conoció de la cuestión prejudicial sin efecto pleno de cosa juzgada y sin la aplicación de las normas procesales propias de la materia no penal.