sábado, 4 de junio de 2016

La actividad y función de instruir



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El carácter público del delito y el interés del Estado en el descubrimiento de estas conductas, son razones justificativas de la existencia en el proceso penal de una fase inicial, la fase de instrucción.

Funcion de instruir y Derecho procesal penal

La finalidad de la instrucción es la de hacer posible el enjuiciamiento mediante la determinación previa, y siempre con base en juicios provisionales, del hecho aparentemente cometido y de su presunto autor.

El Estado ha de poner al servicio de la investigación penal medios materiales y humanos suficientes para desarrollar una labora que cada vez y en mayor medida exige conocimientos técnicos y especializados.

El éxito del proceso depende, muchas veces, del correcto desenvolvimiento de la fase de instrucción, ya que la no intervención urgente y adecuada puede suponer la pérdida de elementos de convicción posteriormente irreemplazables.

La investigación criminal en el siglo XXI, no es sólo una fase en la que se recopila material sobre el que fundamentar la acusación y que sirva para preparar el juicio oral.

La investigación criminal contiene muchos elementos que tienen carácter y valor de prueba y que, por su irrepetibilidad, pasan al juicio oral y en éste únicamente pueden ser formalmente ratificados o reproducidos.

Hoy día, la prueba que se impone es en su inmensa mayoría material, técnica y científica, ejecutada en el momento en que los hechos se producen (ADN, grabaciones del lugar de los hechos, dactiloscopia, balística, etc.).

La fase de investigación, no puede ser considerada una etapa estrictamente administrativa, sino procesal, y estará rodeada de todas las garantías que son reclamables para la prueba, pues quien se ve sometido a un acto de investigación irrepetible, no podrá en su momento contradecirlo adecuadamente.

El valor probatorio no sólo se asigna a los actos del Juez de Instrucción, sino también a los de la Policía y el Ministerio Fiscal en el ámbito de sus competencias.

Todos los actos de la investigación que sean irrepetibles alcanzarán valor probatorio, debiendo extremarse la cautela a la hora de cumplir los requisitos legales establecidos para cada uno de ellos.