sábado, 25 de junio de 2016

La conformidad



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Concepto, naturaleza jurídica y clases de conformidad en Derecho procesal penal.

Conformidad y Derecho procesal penal

- La conformidad: concepto y naturaleza jurídica


La conformidad es una manifestación del principio de oportunidad por la que el acusado y su defensor muestran su aceptación a la pena más grave de las solicitadas, bien asumiendo la pena sin más o bien admitiendo la autoría de los hechos imputados.

La conformidad tiene como efecto inmediato la emisión de una sentencia sin necesidad de celebrar el juicio oral y, por tanto, sin que se practique prueba alguna.

La conformidad requiere en todo caso de la coincidencia de voluntades del acusado y su Abogado, de modo y manera que la manifestada por el acusado no tendrá efecto alguno si se opone su Abogado, debiendo continuar el juicio oral.

La conformidad no constituye legalmente una negociación, sino un simple acto unilateral de la defensa, un allanamiento a la pretensión penal ejercitado por la parte pasiva del proceso.

Se permite mostrar la conformidad en un mismo escrito de acusación formulado nuevamente –tras cierta negociación–, por el Ministerio Fiscal u otra parte acusadora.

Se permite presentar en el acto de la vista un escrito de acusación diferente al que en su momento se formuló como provisional, hecho éste que revela que este segundo escrito no puede ser fruto de otra cosa que no sea un acuerdo.

Se autoriza al investigado, en el procedimiento abreviado y en los juicios rápidos, a mostrar su conformidad ante el Juzgado, siempre que la pena pedida no sea superior a tres años de privación de libertad, siendo la pena rebajada automáticamente en un tercio.

Tras la conformidad, y siempre que el imputado se comprometa a satisfacer las responsabilidades civiles derivadas del delito o demuestre su deshabituación a la droga o su voluntad de someterse a tratamiento, será procedente la suspensión de la ejecución.

En caso alguno se exige para que se preste la conformidad que el acusado se confiese autor del hecho, bastando con un simple reconocimiento de la autoría, reconocimiento que en modo alguno puede ser asimilado a la confesión ni por sus efectos.

Para con la conformidad, se exige aceptar la pena más grave de las solicitadas, sin que por ello sea necesario reconocer los hechos imputados.

El órgano judicial negará efecto a la conformidad cuando en el procedimiento ordinario por delitos estime que la calificación es errónea y procede una por delito más grave, hecho éste que, no obstante, en la actualidad no es de aplicación.

El órgano judicial negará efecto a la conformidad cuando no haya aparecido el cuerpo del delito y por ello quepan dudas acerca de su existencia.

El órgano judicial negará efecto a la conformidad cuando estime que el hecho no es típico o concurre una causa de exención de la responsabilidad criminal.

El efecto más importante que produce la conformidad es el de dictarse una sentencia sin necesidad de practicar prueba alguna. El órgano judicial, pues, queda vinculado a lo querido por las partes.

El órgano judicial no puede en caso alguno imponer pena superior a la más grave de las solicitadas tras la conformidad.

El órgano judicial, tras la conformidad, puede imponer una pena inferior, o bien absolver al acusado si estima que así procede.

La sentencia que se dicte con motivo de una conformidad alcanza la totalidad de los efectos propios de la cosa juzgada, sin que quepa aceptar la posibilidad de ser recurrida por el acusado.

Sí podría ser recurrida por las partes acusadoras la sentencia con motivo de una conformidad, si esta condenara a penas inferiores a las pedidas o absolviera a los acusados.

- Clases de conformidad


+ Conformidad por reconocimiento de hechos


El reconocimiento de hechos consiste en una conducta del imputado, el cual, asistido en todo caso por su Abogado, puede ante el Juez de Instrucción, en la fase de Diligencias Previas, reconocer los hechos. Esta modalidad de conformidad por reconocimiento de hechos sólo procede ante delitos castigados con un máximo de tres años de privación de libertad.

+ Conformidad mostrada en los escritos de defensa


Tanto en el procedimiento ordinario por delitos, como en el abreviado, podrán el acusado y su defensor mostrar su conformidad con la pena más grave de las solicitadas.

En el procedimiento abreviado pueden también el acusado y su defensor conformarse en el mismo escrito de acusación del Ministerio Fiscal.

+ Conformidad prestada en el acto del juicio oral


El Presidente del Tribunal ha de preguntar al inicio de las sesiones al acusado si se confiesa autor de los hechos y, de darse una respuesta positiva, y con la aquiescencia de su defensor, se dictará la sentencia de conformidad.

En el procedimiento abreviado, dicha conformidad es tomada a iniciativa de ambas partes y se muestra respecto del escrito de acusación bien inicial o bien el que se presente en el acto que, desde luego, no puede variar la pretensión.

+ El art. 801 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal


Se autoriza en el marco de los juicios rápidos (también en el abreviado) a los acusados a que presten su conformidad ante el Juzgado de guardia.

Prestar la conformidad ante el Juzgado de guardia presenta la ventaja de una reducción de la pena impuesta en un tercio, no sujetándose dicho beneficio no se sujeta a condición alguna, ni se supeditándose al cumplimiento de futuras conductas.

Para prestar conformidad ante el Juzgado de guardia se requiere la inexistencia de acusación particular y el haber acordado, a instancia del Ministerio Fiscal, la apertura del juicio oral, presentándose en el acto el escrito de acusación.

Para prestar conformidad ante el Juzgado de guardia se requiere que la pena solicitada sea la de multa, cualquiera que sea su cuantía o de distinta naturaleza cuya duración no exceda de diez años.

Para prestar conformidad ante el Juzgado de guardia se requiere, de tratarse de pena privativa de libertad, que una vez reducida ésta en un tercio, no supere los dos años de prisión.

El Juez de Guardia puede controlar la conformidad, está facultado para analizar la corrección de la calificación del delito efectuada por el Ministerio Fiscal y de la pena solicitada; pudiendo no acceder a la conformidad.

Podrá el Juez de Guardia no acceder a la conformidad si, requerido el Ministerio Fiscal para la modificación de su acusación, éste se niega a alterar su pretensión.

La sentencia puede ser pronunciada oralmente y ser declarada firme la condena si las partes expresan en el acto su decisión de no recurrir frente a la misma.

A los efectos de otorgar la suspensión de la ejecución de la pena bastará con un compromiso del acusado de asumir las responsabilidades civiles derivadas del delito, o de someterse a un tratamiento de deshabituación si es toxicómano.