viernes, 1 de julio de 2016

El principio de aportación de parte como principio del proceso civil

Por el principio de aportación de parte, estrechamente vinculado con el principio dispositivo, se entiende la potestad de las partes de aportar los hechos y las pruebas al proceso.

Principio de aportacion de parte y proceso civil

Los hechos se aportaron al delimitar su objeto procesal, pues difícilmente puede conformarse éste sin conocer las pretensiones del demandante y del demandado. Pero, las pruebas suelen presentarse más adelante. En realidad, lo que se quiere indicar con este principio de aportación de parte, que, a nuestro juicio, constituye una clara variante o manifestación accesoria del dispositivo (entendido éste como corriente o tendencia, más que como principio, tal como afirma REDENTI), es que los litigantes no solamente son titulares del inicio y del término del proceso, sino que, además, a ellos compete, en exclusiva, aportar los elementos útiles para el mismo, esto es, los hechos y las pruebas. Por ello, a este principio se le denomina de justicia rogada. Pretende reducir al juez a un papel de mero administrador de justicia, sin intervención activa.

De ahí el que los autores, al exponer sus comentarios sobre este principio, traigan a colación de inmediato el antiguo aforismo iudex iudicare debet secundum allegata et probata partium, queriendo dejar suficientemente claro que en el proceso civil de objeto disponible al juez le está vedado el aportar los hechos o proponer las pruebas. Y ello, que es exacto respecto de lo primero (naturalmente, el juzgador no puede aportar hechos, pues ello desvirtuaría por completo la figura del proceso civil, tal como está concebido en nuestra civilización), no lo es tanto en cuanto a las pruebas, aunque sí lo pudo ser en anteriores períodos históricos (que tampoco lo fue del todo, pues lo que se quería decir con el citado brocardo era que el juzgador debía resolver de acuerdo con lo aportado y probado por las partes, non secundum conscientiam).

Hoy día, se admite por un amplio sector de la doctrina la posibilidad de que el juez pueda, bajo determinadas condiciones y requisitos, acordar de oficio la práctica de pruebas, siempre que no acuda a su conocimiento privado (pues éstas deben obrar previamente en las actuaciones) y que no se sustituya la inactividad probatoria de las partes. Son las tradicionales diligencias para mejor proveer, sustituidas en la nueva LEC con escasa fortuna en cuanto a su denominación (e, incluso, a su regulación legal) por las diligencias finales.

Naturalmente, el juzgador no puede ni debe bajo ningún concepto aportar hechos; tampoco pruebas que previamente no consten en los autos, pero sí puede acordar las segundas sobre elementos existentes en los autos (por ejemplo, si en las actuaciones se mencionan tres testigos, las partes llaman a declarar solamente a dos, con la mala fortuna de que, más tarde, ambos fallecen, ¿puede el juez, de oficio, ordenar la práctica de la prueba testifical sobre el tercero, que no fue llamado en su momento procesal oportuno por ninguno de los litigantes y, en todo caso, en relación con unos hechos alegados en su día por las partes?).

----------

- Principios del proceso y del procedimiento


+ Los principios del proceso

+ El principio de dualidad de partes como principio del proceso

+ El principio de igualdad como principio del proceso

+ El principio de contradicción como principio del proceso

+ El principio dispositivo en el proceso civil

+ El principio de oficialidad en el proceso penal

+ El principio de investigación oficial en el proceso penal

+ Los principios de oralidad y de escritura como principios del procedimiento

+ El principio de inmediación como principio del procedimiento

+ El principio de concentración como principio del procedimiento

+ Los principios de publicidad y de secreto como principios del procedimiento

+ El principio de impulso como principio del procedimiento

+ El principio de preclusión como principio del procedimiento

----------

Fuente:
Introducción al Derecho procesal, José Martín Ostos.